©efired – stock.adobe.com

Conocer la historia de Venecia es una tarea interesante aunque bastante larga. Con más de 1500 años de anécdotas son muchos los eventos que han tenido lugar en la ciudad.

Su fundación data del año 421. Los habitantes del Véneto fueron desterrados por los ostrogodos y los lombardos. A partir de allí fueron refugiados en las tierras pantanosas del río Po para construir la ciudad de Venecia. En el siglo VI, el gran general de la época de Justiniano, Belisario, conquistó Venecia. Belisario protegido por el Imperio Bizantino pasó a depender administrativamente del Exarca de Rávena. Al emperador de Bizancio, por todo el apoyo que había tenido con los venecianos, le prestaron en su lucha contra los normandos, les concedió considerables privilegios en el comercio con Bizancio. Venecia expandió su poder con el comercio de las sedas y especias de Constantinopla y de Alejandría, transportando madera, esclavos, pez de Dalmacia, paños y hierro de los Alpes.

En el año 1204 comienza el gran apogeo de Venecia al iniciarse la Cuarta Cruzada. Las galeras venecianas tomaron Constantinopla y el imperio griego fue repartido entre venecianos y cruzados. 

Siglos después llegó el legendario Marco Polo, símbolo del espíritu veneciano. Durante la vida de Marco Polo, el Imperio Otomano logró expandirse y Venecia comenzó a verse amenazada. En 1570 los venecianos se vieron obligada a abandonar Chipre en manos de los turcos. Al tiempo cayeron la isla de Creta y sus territorios en el Egeo. Se firmó la paz con los Otomanos en 1573.

La peste de 1630 acabó con un tercio de la población. El declive de Venecia era manifiesto, los Habsburgo potenciaron el Puerto de Trieste en contra de los intereses venecianos. En 1797 Napoleón Bonaparte intentó aliarse con Venecia y esta se negó. Napoleón se vengó sobre la República Veneciana terminando con trece siglos de independencia. Desvalijó el Bucintoro y se apoderó de todo el oro y objetos de valor. El Bucintoro, barco del Dux, fue enviado a Francia donde lo utilizaron como galera de prisioneros. Mediante la firma del tratado de Campoformio, el 18 de octubre de 1797, Napoleón cedió Venecia a los austriacos. Italia quedaba políticamente unificada bajo el dominio napoleónico y, por tratarse de un poder extranjero, se desarrolló un alto sentimiento nacionalista italiano.

Se produjeron diferentes alzamientos y el ejército austriaco derrotó a los revolucionarios en la Batalla de Rieti de 1821, restableciendo su poder. El 11 de marzo, ignorando lo ocurrido en Rieti, nuevos alzamientos estallaron en el Piamonte, Turín, Módena y Parma. Tras el alzamiento contra los austriacos se creó una asamblea que votó por la unión de Venecia a Italia. Los austriacos destruyeron gran parte la ciudad y esta se rindió el 22 de agosto de 1849. Por el tratado de Viena 1866 se restableció la paz entre Italia y Austria, Austria renunció a Venecia a cambio de una indemnización.

Después de la Segunda Guerra, tuvo lugar una importante expansión urbanística en las zonas limítrofes a Venecia. Al mismo tiempo, se produjo un flujo migratorio de los habitantes del centro histórico hacia Mestre.

Hoy en día, la ciudad vive del turismo, sus monumentos y atracciones y, de su rol de centro cultural y museístico, por la actividad de la Bienal de Arte y de Arquitectura, del Festival de Cine y de universidades importantes como la Ca’ Foscari.

Opiniones